Temperaturas necesarias en ambientes de hospitales

La climatización de los espacios como hospitales o clínicas son un punto muy importante en dichas organizaciones, ya que se debe mantener la temperatura correcta en las distintas áreas que conforman estas instituciones. Pedro Luis Cobiella encargado de Hospiten, se ha esforzado por mantener todas estas condiciones de temperatura en óptimas condiciones, garantizando así un mejor resultado en cuanto a los servicios prestados dentro de sus instalaciones. Por ejemplo, al hablar de los sistemas de aire, se debe mantener un ambiente bacteriológicamente limpio.

El acondicionamiento del aire consiste en controlar las condiciones ambientales dentro de un espacio cerrado en relación a la temperatura, la humedad, el movimiento y limpieza del mismo, factores que conforman los espacios dentro de los centros de salud. Cuando se quiere mantener las condiciones ambientales, el aire climatizado debe estar sometido a diferentes procesos antes de ser introducido en el interior. El confort térmico depende de la vestimenta y la actividad corporal, así como también de la temperatura del ambiente dentro del local, la temperatura de aire impulsada, velocidad del aire, humedad del aire en el ambiente y grado de turbulencia.

Dependiendo de la ubicación de la clínica o el hospital, se deben estudiar las normativas vigentes para la regulación del aire y la temperatura dentro de las mismas.

Por otro lado, si nos referimos a la limpieza del aire, son de gran importancia los períodos de limpieza del aire, la que se realiza mediante diversos filtros adecuados al grado de eficacia necesaria. Todo el aire exterior se debe filtrar cuando este se encuentra destinado a la ventilación, y con filtros absolutos se debe tratar el aire destinado a las zonas estériles del hospital. Las operaciones de filtrado sirven para obtener el aire limpio en todos los espacios, teniendo mucha importancia para el mantenimiento y conservación de los equipos de climatización.

Los hospitales deben asegurar un mantenimiento sistemático de estas instalaciones de acondicionamiento del aire, así como comprobar su buen estado dependiendo de las normativas aprobadas. Para todos estos procesos existen protocolos que se deben cumplir para garantizar un óptimo servicio y funcionamiento. Además de la limpieza de los equipos y elementos de acondicionamiento de aire, se deben controlar las centrales de tratamiento de aire y el mantenimiento de los filtros. En cuanto a los filtros absolutos se debe verificar la ausencia de fugas cada cierto tiempo.

Algunas zonas de los hospitales necesitan una mayor renovación del aire interior, y para su climatización se utiliza únicamente aire exterior. La ventilación de algunas de estas áreas crea una ligera sobrepresión dentro de los recintos, para evitar que el aire exterior y no filtrado, penetre a través de las rendijas de ventanas y puertas.

Los quirofanos estarán con sobrepresión en relación a los locales colindantes, con una proporción de caudal de aire de impulsión un 15% superior al caudal de aire de extracción. Las habitaciones de aislamiento deben tener presión negativa. Al hablar del sistema de difusión de aire con turbulencia alta, el número de renovaciones de aire para los quirófanos por hora se considera adecuado entre 15 y 20 renovaciones/hora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *